martes, 8 de diciembre de 2009

Yo sabía

Abro la mano, el aire está quemando
la noche muerde el cielo casi sin querer
las nubes apretadas empujan la ventana,
yo miro los incendios que muestra la tv
son evidentes
las marcas en mi frente
el techo se desploma
y ya no queda nada más
una puteada, un facho, un demente,
el ritmo de las balas
sigue marcando el compás.

Otra vez, como Bulacio, como Luciano Arruga, como casi 3000 chicos más: el Estado Argentino, a través de sus fuerzas represivas (¿de seguridad?), se llevó la vida de un pibe.

Rubén Orlando Carballo PRESENTE!

Creo que hace rato dijimos NUNCA MÁS.

2 comentarios:

Blonda dijo...

justo lo estaba viendo en la tv. Piel de gallina. Qué esperar de esa gente?

herr professor dijo...

NO PODEMOS ESTAR ORGULLOSOS DE ESTAR REGIDOS POR AUTORIDADES COMO LAS POLICIALES...

Carlos A. Solari.